Hablar de avalúo es hablar de instrumento técnico que permite emitir un juicio de valor de un bien en determinado momento, lugar y circunstancias.

Ese valor se constituye en un punto de partida que ayuda a tomar decisiones de utilidad ante algunas gestiones, operaciones o transacciones ante entidades financieras,  compañías aseguradoras, corredores de bienes raíces, abogados, empresas privadas y estatales, cooperativas, asociaciones, Juntas Liquidadoras, Inversionistas y particulares en general.

“La Valuación Inmobiliaria es el proceso científico que por medio de técnicas y metodologías se puede estimar el valor de un bien inmueble, interpretando los factores del mercado inmobiliario a una fecha determinada y con características específicas, tomando en cuenta los factores: físicos, económicos, sociales y políticos, vertidos en un documento denominado REPORTE DE AVALÚO, el cual es elaborado por un Perito Valuador Profesional Certificado”.

Algunas finalidades de un avalúo son: Simple Consulta, Garantía Hipotecaria, Garantía Prendaria, Transacciones de Compra-Venta, Asegurar edificaciones, Quiebras, Sucesiones,  Judicial, Dación en Pago, Adjudicación Patrimonial, Expropiaciones, Aporte de Capital, Fijación de precios de alquiler, Pago de Impuestos,  Servidumbres, Subasta, Lucro Cesante, entre otras.

La calidad y responsabilidad que está detrás de la determinación del valor de un bien y por ende del papel que desempeña el valuador, es fundamental para satisfacer las nuevas y cada vez mayores exigencias de un entorno social, económico, empresarial y tecnológico cambiante.

Podemos afirmar que la utilidad del avalúo permite:

  1. Conocimiento del Valor
  2. Ayuda a la mejor Contabilidad.
  3. Ayuda a la Viabilidad de Proyectos de Inversión
  4. Ayuda a la Viabilidad de Operaciones de Compra-Venta
  5. Ayuda a Acciones Legales más Justas
  6. Ayuda a la Calidad del Financiamiento.

SOLICITUD DE COTIZACIÓN

Ver